MI HUMANIDAD NO ESTÁ ENFERMA

Desde muy antiguo, desde que el hombre es hombre, ¡tanto así de antiguo!,  éste ha tratado de sobrevivir a pesar de las escabrosas circunstancias que le han rodeado a lo largo de su existencia.

Las enfermedades han pugnado contra la salud de la humanidad. El hombre que trata de llegar a lo más alto y siempre busca la perfección, se encuentra con problemas de tal envergadura y de tan difícil solución que  el tiempo se puede considerar medido no sólo en años o siglos, sino incluso Eras. Hoy analizando circunstancias pésimas de la realidad vivida, muchas de las cuales se acercan a nosotros de oídas, o las  medio comprendemos por el estudio de la historia, y que no son otra cosa que epidemias, o males endémicos, me refiero a la peste o la lepra u otras enfermedades víricas y contagiosas que hacen que el hombre viva o halla vivido verdaderas agonías y se desviva por encontrar una solución a modo de vacuna o tratamiento.

Sigue leyendo