LEER Y COMPARTIR

Es posible creer que quién tiene un libro, tiene un tesoro, pero si además de un libro tienes alguien con quien compartirlo, tienes ganadas dos bazas a tu favor, por un lado la osadía de poner en común diferentes puntos de vista: de compartir sentimientos, creencias, percepciones distintas, nacido todo ello de una delicada ojeada  por las hojas de un volumen que según va leyendo te va resultando familiar, y por otro lado, la relación interpersonal que fluye al estimular nuestra intelecto, nuestra psiquis… como animales sociales que somos, nos hacemos una idea acerca de quién es nuestro interlocutor, escuchando y comprendiendo sus expresiones, de tal forma que por la presentación que hace del texto compartido nos ilumina y alcanzamos a comprender: ¿quién es?, ¿cómo es?, y ¿qué aporta? Sigue leyendo

Anuncios