NAVIDAD EN CUALQUIER MOMENTO

Sea como fuera al terminar un año se inicia otro.

El tiempo de Navidad es un gran momento para hacer examen de conciencia y con el nuevo año hacer propósito de enmienda. Todos pensamos en hacer grandes cosas: dejar de fumar, hacer deporte, asentar la cabeza, encontrar trabajo… en general ir a mejor.

La preparación de la Navidad viene de la mano del Cristianismo con el llamado Adviento tiempo de espera para la venida del Mesias. El Hijo de Dios hecho hombre que nace para traernos la Buena Nueva de que nuestros pecados han sido redimidos.

En muchas cosas la tradición de los Reyes Magos, o el hecho de la Natividad del Señor va perdiendo tradición y el comercio, el mercado y la economía se desborda en unos días marcados por el consumismo.

Que los Reyes vengan y nos traigan presentes nos hace evocar la gran festividad de un Niño nacido en un humilde pesebre que no es otro que Jesús (Enmanuel: Dios con nosotros).

Los Magos de Oriente vienen siguiendo una estrella luminosa que anuncia la llegada de alguien muy especial.

Según la Historia Sagrada el Niño Dios se salvó de morir asesinado no así sufrieron de violenta muerte muchos niños de su edad que por orden de Herodes se convirtieron en inocentes que encarnaron el rol de ser perseguidos sin ser culpables sino más bien mártires de una causa propia de fieles cuyo fallecimiento no en balde, está cargado de injusticia. Personifican en sí mismos la violencia y el horror hasta el punto de perder la vida de manera fútil y baldía en nombre de el Salvador, mientras los padres de Jesús, el Niño Dios, siguiendo su corazonada pudieron esconder con audacia a su hijo para preservar su existencia.

La Historia Sagrada es una historia preciosa que temporalmente queda enmarcada en una Era de dos mil años antes de Cristo y otra Era de otros dos mil años después de Cristo. Ahora, desde el inicio del siglo XXI se inicia otro periodo, otra Era en la que la celeridad, la intolerancia, el progreso tecnológico y técnico, la pérdida de valores y el consumismo se adaptan a nuestra existencia, un nuevo momento en que el hombre como ser racional y superior toma las riendas del control y las guías de una evolución mundana que le lleva por vericuetos intrincados, directamente hacia su condenación, con la salvedad de la llegada del Hijo de Dios quien vino a perdonar el pecado original dando su vida.

Pero la Navidad no es sólo rezar, cantar Villancicos, o hacer obras de caridad… la Navidad debería servir para concienciarnos de la necesidad de hacer buenas obras en cualquier momento sin condicionamientos. No vivir con espíritu navideño solamente en estas fechas… hacer extensible nuestro sentir de bondad y generosidad a todo el año.

Hoy algunos personajes muy navideños pugnan por hacerse un hueco en nuestras celebraciones. Papa Noel y sus renos vienen del Norte de América y van haciéndose hueco en nuestra sociedad. Su excusa para entrar por la chimenea viene de la necesidad de ser solidarios y hacer regalos a los más allegados, como forma de mostrar nuestros más hondos sentimientos. Y es que el materialismo está ahí, es un gran hándicap para entender la vida, puesto que parece ser que el amor tiene como moneda de cambio la riqueza material y la pérdida de valores éticos y morales.

Cambiamos un comportamiento de respeto y consideración por una cantidad a tanto alzado que parece comprar el bienestar y la tranquilidad de cada uno dentro de su propia familia entendiéndose ésta como centro nuclear de la clase media, grupo de pertenencia formado por personajes autosuficientes que engrosan las listas de los ciudadanos que mueven el engranaje de la inversión y el mercadeo como medios elementales del consumismo que hace de algunos gastos necesidades vitales, perentorias, olvidándonos de la realidad de una sociedad capitalista en la que tienen cabida la austeridad y el ahorro como cualidades económicas si bien prescindibles, necesarias ya que creamos intereses para no sentirnos culpables. Mirar a nuestro hermano y sus carencias es una forma de vivir la caridad que se manifiesta con mayor intensidad en estas fechas. Qué bonito sería tener Navidad en cualquier momento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s