Un verano de cultura

Durante el verano y parte de otoño hemos vivido unas experiencias que parece no llegan a nada sino son descubiertos, admirados y visitados.

Fue por mediados de agosto que disfrutamos, con gran atención, del Palacio de Monterrey, residencia abierta al público tras la defenestración o muerte de la Duquesa de Alba Doña Cayetana.

Destacable de entre todo lo admirado nos resulta captar con la mirada una cadena de hierro que estaba dispuesta arriba en el dintel que viene a anunciar que en aquel edificio habían dormido dos reyes de España: Alfonso XIII y Juan Carlos I.

Lujo y decoración profusamente rica hacen del plateresco una etiqueta para recordar el gigante monumento que desde lejos te permite ver que existen tres salidas de chimeneas.

Su interior limpio y cuidado acepta la presencia de unas salas, cuadros y grifos de oro, así como unas escaleras que ayudan a recorrer todas las cámaras lujosas que a modo de homenaje hace rememorar a aquella mujer que fue todo un hito durante su vida. Fue la duquesa valiente y  trotamundos que buscó la felicidad en el amor hasta los últimos días de su vida.

 

En Salamanca otra de las cosas que hemos disfrutado viene a ser una obra de teatro callejero que los actores de “Absurdo Teatro”, llevan a escena en un escenario cambiante, un espacio de momentos representativo, que muestra un recorrido por las calles de la ciudad, desde La Plaza del Concilio de Trento, hasta La Plaza del Corrillo, pasando por  la Cueva de Salamanca, La Catedral, El Huerto de Calisto y Melibea, El Patio de Escuelas…trayecto de corto periplo animado por los artistas que implicaron los artistas interpretando diferentes personajes.

La temática es la de la “Ruta de los Manuscritos” basada en la obra literaria de Jambrina autor de la trilogía: “El manuscrito de Piedra”, “El manuscrito de Hierro” y “El manuscrito de Nieve”. Se trata de un escritor salmantino que ha sido capaz de reconocer en sus obras diversos personajes reales que viven momentos históricos algo anacrónicos de los siglos XV y XVI.

 

Una vez acabado el verano y ya en fechas de septiembre y octubre vivimos experiencias gratificantes. Fuimos a ver las Edades del hombre en Aguilar de Campó en la Ruta del Románico Palentino. Este año la exposición se denomina: “Montes de Dios”. El viaje aunque de dos horas y media se nos hizo corto. Recorrido por el Pisuerga vimos una serie de documentos: La Iglesia de Santa Cecilia, El Colegio de San Marcelo y Santa Mª la Real.

Como turistas recorrimos la ciudad  para comprar las galletas. No pudimos dejar de comprarlas. Estas se han convertido en un reclamo y se ha convertido en un lujo. Antiguamente había tres fábricas de galletas, y el 99% de las galletas de España provenían de esta tierra: el pueblo de las galletas.

De vuelta pasamos por Carrión de los Condes, donde visitamos el Monasterio de Zoilo.

Las Edades del Hombre, provocan en el espectador una gran atención. Esta exposición mantiene el interés presentando el Jardín del Edén, los monte Sinaí y Górgota (que significa calavera) y el Monte Tabor, sufrimiento y dolor e incluso las “Tablas de la Ley” para Moisés, hacen del recorrido cultural, un gran ejercicio el cual se eleva hacia la glorificación de la Historia Sagrada que recorre con la temática los montes el arte sagrado llevado al espectador a recorrer y declarar un gran fervor al rezar ante las obrad e altar de los que distinguimos una obra del fallecido escultor charro Venancio Blanco y un cuadro de Goya sobre San Miguel.

 

Aquí no acaba la historia de lo más importante a resaltar acerca de la reunión de unas jornadas religiosa que hemos recibido con gran interés. En El Colegio de Calatrava, en la llamada Casa de la Iglesia tuvo lugar el XI Semana de Pastoral. Lo más destacable y presidido por el Obispo de Salamanca, fueron las conferencias de los Obispos de Calahorra, y de León. El Obispo del pueblo de La Rioja, Carlos Escribano Subías, trató el tema de El sínodo de los jóvenes una nueva oportunidad de evangelización: donde defiende las vocaciones de los jóvenes como modo de actualizar y ponderar para la gente que viene pisando fuerte, los adolescentes y jóvenes son protagonistas. El Obispo de León, Julián López Martín bajo el lema: Sin el domingo no podemos vivir nos deja claro que la iglesia es lugar de reunión facultada para promocionar nuestra propia vida social, aunque sólo sea por saludar y conocer el estado de los feligreses.

Tras estas cuestiones valorables socialmente, tanto hacer turismo, como compartir jornadas de talante religioso o recorrer la ciudad guiados por actores, así como inmiscuirnos en el Palacio Monterrey han sido gratas y el recorrido por las Edades del hombre, añadimos además las jornadas de la semana pastoral: Acércate y ponte a caminar junto a ese carro.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s