MI AMIGO, MI TESORO.

Hay una frase que algunas veces visita mi área cognitiva: “Tener un amigo es tener un tesoro”

¡¿Hasta qué punto entendemos esta expresión?!

Cuando algo es tan sumamente bueno y valioso, lo envolvemos en seda y lo colocamos en un lugar idóneo para piezas especiales, pues nos une a ella no sólo el valor calculable o incalculable que se le pueda poner a este tipo de piezas, sino también existe un sentimiento profundo que nos lleva a motivar cierta nostalgia o melancolía, o recuerdo grato y festivo incluso de amor y felicidad.

Sigue leyendo

Anuncio publicitario