UN ÁRBOL, UN HIJO, UN LIBRO

Cuando llegas a una edad madura el hecho de mirar a tu alrededor y supervisar como está todo, te hace plantearte las circunstancias que rodean tu realidad.

La felicidad de tener un marido a quién querer y unos hijos a quiénes cuidar no puede ser suplantada por ninguna otra situación. Una cuestión importante es saber qué es lo que quieres.

En la adolescencia el sexo te condiciona como algo nuevo, tu despertar sexual a una edad temprana va unida con la vicisitud de la falta de madurez. Abrirse al mundo con ingenuidad sin entender pero aceptando los cambios físicos, hace que tengas una fuerza especial para ir entendiendo la sociedad en qué vivimos.

En la juventud según la fortuna de tu propio devenir te hace buscar lo mejor, no ser sólo un genuino ligón y guapo sin parangón, sino buscarte la vida. Aunque no he podido llegar a madre no me resigno puesto que “no digas de esta agua no beberé, porque el camino es largo y puede entrarte sed”. Mi experiencia pasa por aconsejar los métodos anticonceptivos, por lo menos hasta saber lo que se quiere. Es durante este periodo de tu vida en que tu deber es buscar la solución pecuniaria, abrirte al mundo con seguridad. Una vez entiendes que alcanzas tu independencia puedes ser capaz de vaticinar que tu futuro puede llenarse de sentido, y sentimientos. Encontrar alguien con quien compartir la vida y por ende hacerte padre o madre.

Si en esta vida según dice el dicho: todo ser humano podrá plantar un árbol, tener un hijo y escribir un libro. Alcanzar estos objetivos será cuestión de reto planteado para todos. A unos les resulta fácil, otros en cambio no vemos venir ni devenir, el momento oportuno para ir cumpliendo en vida con estas conquistas.

Las cosas se pueden hacer porque sí o porque te lo planteas y tomas una opción. Plantar un árbol, o quizás también vale tener un tiesto

Para tener un hijo lo ideal es buscarlo, hacer un sucesor deseado y querido, hacerlo con cabeza. Debe ser lo más grande del mundo. El hecho de no verte capacitado para ello, hace que la cuestión deje de preocuparte y mientras en tu foro interno te sientes un tanto inútil puedes enfocar tu vida y tu instinto maternal con los sobrinos o los pequeños vecinos. Aunque nunca será lo mismo. Otra opción es adoptar un crío.

Escribir un libro, se convierte en una manifestación, que parece, hoy está de moda. El diario que lleva cualquier niño o niña, se puede convertir con el paso del tiempo en una biografía.

Independientemente de lo que cada uno llegue a concluir positivamente, mi experiencia en pos de mi propia vida, sin depender de nadie ha sido corta pero muy productiva. He tenido que volver a casa de mis padres porque no tenía lo suficiente para vivir de alquiler. Una vez estoy en casa, de nuevo con mis progenitores (mi padre falleció este verano), he podido reflexionar y decidir que trataré de ser feliz, sin pesares, sin esfuerzos banales y dejándose llevar por la realidad, sea ésta como sea.

A veces empeñarte en una solución ideal no implica que se llegue a buen puerto. El rumbo de mi vida, aún no he terminado el periplo (iniciado con el nacimiento), que va llevándome por sendas intrincadas, caminos y vericuetos, en pos de la meta. Sobre lo logrado o perdido no puedo hacer idea categórica, ¡nunca se sabe!

Tal y como veo actualmente mi situación no me siento pobre (no hablo de recursos económicos) sino que me siento rica en todo aquello que me ha ido llegando.

Durante mi juventud, me sentí como un náufrago que llegare a una isla desierta. Yo sola luché por hacerme un hueco en la sociedad, hice la carrera universitaria, la que me ha dado una cultura necesaria y útil para escribir, para expresar con palabras todo lo que me acontece. Quizás algún día llegue un libro editado a mis manos. Tal vez ya se me está haciendo tarde para tener un hijo, incluso adoptarlo, no quiero yo sola, es algo que pienso es bueno compartir, concebir alguien que tenga padre y madre, y que ese alguien tenga todo lo necesario… Lo del árbol, en una ciudad es difícil de momento planto mi pino por Navidad.

La existencia es un conjunto de circunstancias, encontrar la felicidad un objetivo y hacer la paz un ideal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s