LA VIVENCIA DE LA SEMANA SANTA

Se

Se oía lacónicamente la tamborrada como un soniquete que lleno de intensidad y vestido de uniforme componen las bandas de música que acompañan con gran fervor los distintos pasos, estandartes, cirios, imágenes, iconos… estamos en plena festividad de la Semana Santa.

No todo son las procesiones, y es que todo esto tiene un inicio en el llamado Domingo de Ramos se realiza este día el momento en que Jesús llega a su pueblo y es vilipendiado iniciándose una situación tormentosa para Jesús que inicia su pasión tras una serie de experiencias que le abocan a un final aciago.

Los peores momentos aunque de significación los irá viviendo a lo largo de la semana, en concreto este años 13 y 14 de abril, días en que se celebra la pasión, muerte y resurrección… no acercamos a la iglesia a orar por la paz en el mundo (estamos en un momento difícil para la cristiandad), muchos son los mártires que en zonas de África, Oriente Medio, y en todos los rincones con representantes de otros lugares del mundo… Son víctimas de una fe que les lleva a manifestar con su muerte la entrega de los seguidores de Cristo cuya desgracia y sufrimiento evocamos, entendiendo lo difícil de una vida llena de significado que termina con la crucifixión de la que es protagonista Jesucristo como Dios hecho hombre, que dio su vida para redimirnos del pecado

La Semana Santa es tiempo de reflexión, tiempo de abstinencia, tiempo de búsqueda del perdón si vivimos esta festividad con austeridad, humildad y conservamos la conciencia limpia podemos pasar a explicar lo que hemos sentido especialmente este año durante unas jornadas, una semana en que el Señor muere y revive con y por nosotros, la celebración del sacrificio del cordero pascual que en tiempos de los antiguos profetas el pueblo de Israel rememora su salida de la esclavitud de Egipto. Este Cordero Pascual hoy es el mimo Jesucristo que se da como alimento de una necesidad humana que se refleja en la invitación por parte del Maestro a la comunión como manifestación de una aceptación de Cristo como Cordero sacrificado que se transfiere en Cuerpo y Sangre.

Este sentimiento de Jesús como Maestro que celebró con los discípulos la Eucaristía que no en vano rememoramos todos los días en la Consagración sirve esto como centro de encuentro y motivo de celebración diaria.

Nuestro Señor tras su muerte nos ayuda en la llamada Hora Santa a recibir de Cristo la manifestación de la última verdad aquella que nos lleva a aceptar la muerte a sabiendas de que hay algo más allá: una resurrección que se nos antoja buena forma de encontrarnos frente al mismo Dios siempre pesando en que su testimonio es vital para sobrellevar una vida al menos tranquila de conciencia.

Es durante la Semana Santa, el momento que indefectiblemente conocemos la parte más humana de un Dios gran narrador de enseñanzas en forma de parábolas, paradojas, que hace sus milagros y se muestra ante todos con su rebeldía frente a un mundo donde la humidad  al verdad de su enseñanza transfiera al Cristo inmolado en Salvador de la humanidad. Sus constantes escándalos mensajes tales como: “amar al prójimo como a ti mismo y a Dios sobre todas las cosas” o “poner la otra mejilla”, criticando o derogando la Ley de Talión.

Tantas historias y relatos sagrados que nos abren los ojos a un mundo despierto y necesitado de enseñanzas que implica a todos en su lucha interior de vivir con la conciencia tranquila.

La Semana Santa termina el Domingo de Resurrección y se inicia el periodo de Pascua, ocho semanas sembradas de un mensaje para considerar que en verdad Cristo ha resucitado.

Quizás es la Vigilia Pascual el momento más interesante de todo el sufrimiento de Dios que es Hijo, Padre, y Espíritu Santoy que en su triple identidad es uno solo, convierte a Dios en alguien superior cercano al hombre que lo creó para manifestar ansias de crear, crear todo un mundo y un hombre y una mujer capaces de cuidar y proteger todo el ecosistema del cual forman parte.

La noche de Sábado Santo las lecturas que acompañan a la celebración y gozo por ver a Cristo resucitado, una vez bendecida la luz y el agua hacen hincapié en la capacidad del Señor como Creador (lectura del Génesis), otra de las palabras nos habla sobre el Éxodo en su paso por el Mar rojo, Otros textos importantes son Ezequiel, Romanos y San Mateo…Además del interesante recorrido por estas Letras Sacras tienen lugar en la Vigilia el bautismo. Se nos habla de un hombre, Rey de los judíos, enviado a la muerte en Cruz que resucita y da testimonio de la existencia de aquello que nos espera en la eternidad.

Será a partir de la semana siguiente a la Semana Santa cuando entremos en la Pascua. En la celebración eucarística retomamos El Gloria y El Aleluya silenciados durante la cuaresma.

Ver las procesiones, orar y vivir la Pascua que se nos presenta como una necesidad vital de repetir ante la existencia humana desde el principio de los días hasta el final del existir, como hijos de Dios que si bien pecaron, fueron redimidos.

Aleluya. Aleluya.

oía lacónicamente la tamborrada como un soniquete que lleno de intensidad y vestido de uniforme componen las bandas de música que acompañan con gran fervor los distintos pasos, estandartes, cirios, imágenes, iconos… estamos en plena festividad de la Semana Santa.
No todo son las procesiones, y es que todo esto tiene un inicio en el llamado Domingo de Ramos se realiza este día el momento en que Jesús llega a su pueblo y es vilipendiado iniciándose una situación tormentosa para Jesús que inicia su pasión tras una serie de experiencias que le abocan a un final aciago.
Los peores momentos aunque de significación los irá viviendo a lo largo de la semana, en concreto este años 13 y 14 de abril, días en que se celebra la pasión, muerte y resurrección… no acercamos a la iglesia a orar por la paz en el mundo (estamos en un momento difícil para la cristiandad), muchos son los mártires que en zonas de África, Oriente Medio, y en todos los rincones con representantes de otros lugares del mundo… Son víctimas de una fe que les lleva a manifestar con su muerte la entrega de los seguidores de Cristo cuya desgracia y sufrimiento evocamos, entendiendo lo difícil de una vida llena de significado que termina con la crucifixión de la que es protagonista Jesucristo como Dios hecho hombre, que dio su vida para redimirnos del pecado
La Semana Santa es tiempo de reflexión, tiempo de abstinencia, tiempo de búsqueda del perdón si vivimos esta festividad con austeridad, humildad y conservamos la conciencia limpia podemos pasar a explicar lo que hemos sentido especialmente este año durante unas jornadas, una semana en que el Señor muere y revive con y por nosotros, la celebración del sacrificio del cordero pascual que en tiempos de los antiguos profetas el pueblo de Israel rememora su salida de la esclavitud de Egipto. Este Cordero Pascual hoy es el mimo Jesucristo que se da como alimento de una necesidad humana que se refleja en la invitación por parte del Maestro a la comunión como manifestación de una aceptación de Cristo como Cordero sacrificado que se transfiere en Cuerpo y Sangre.
Este sentimiento de Jesús como Maestro que celebró con los discípulos la Eucaristía que no en vano rememoramos todos los días en la Consagración sirve esto como centro de encuentro y motivo de celebración diaria.
Nuestro Señor tras su muerte nos ayuda en la llamada Hora Santa a recibir de Cristo la manifestación de la última verdad aquella que nos lleva a aceptar la muerte a sabiendas de que hay algo más allá: una resurrección que se nos antoja buena forma de encontrarnos frente al mismo Dios siempre pesando en que su testimonio es vital para sobrellevar una vida al menos tranquila de conciencia.
Es durante la Semana Santa, el momento que indefectiblemente conocemos la parte más humana de un Dios gran narrador de enseñanzas en forma de parábolas, paradojas, que hace sus milagros y se muestra ante todos con su rebeldía frente a un mundo donde la humidad al verdad de su enseñanza transfiera al Cristo inmolado en Salvador de la humanidad. Sus constantes escándalos mensajes tales como: “amar al prójimo como a ti mismo y a Dios sobre todas las cosas” o “poner la otra mejilla”, criticando o derogando la Ley de Talión.
Tantas historias y relatos sagrados que nos abren los ojos a un mundo despierto y necesitado de enseñanzas que implica a todos en su lucha interior de vivir con la conciencia tranquila.
La Semana Santa termina el Domingo de Resurrección y se inicia el periodo de Pascua, ocho semanas sembradas de un mensaje para considerar que en verdad Cristo ha resucitado.
Quizás es la Vigilia Pascual el momento más interesante de todo el sufrimiento de Dios que es Hijo, Padre, y Espíritu Santoy que en su triple identidad es uno solo, convierte a Dios en alguien superior cercano al hombre que lo creó para manifestar ansias de crear, crear todo un mundo y un hombre y una mujer capaces de cuidar y proteger todo el ecosistema del cual forman parte.
La noche de Sábado Santo las lecturas que acompañan a la celebración y gozo por ver a Cristo resucitado, una vez bendecida la luz y el agua hacen hincapié en la capacidad del Señor como Creador (lectura del Génesis), otra de las palabras nos habla sobre el Éxodo en su paso por el Mar rojo, Otros textos importantes son Ezequiel, Romanos y San Mateo…Además del interesante recorrido por estas Letras Sacras tienen lugar en la Vigilia el bautismo. Se nos habla de un hombre, Rey de los judíos, enviado a la muerte en Cruz que resucita y da testimonio de la existencia de aquello que nos espera en la eternidad.
Será a partir de la semana siguiente a la Semana Santa cuando entremos en la Pascua. En la celebración eucarística retomamos El Gloria y El Aleluya silenciados durante la cuaresma.
Ver las procesiones, orar y vivir la Pascua que se nos presenta como una necesidad vital de repetir ante la existencia humana desde el principio de los días hasta el final del existir, como hijos de Dios que si bien pecaron, fueron redimidos.
Aleluya. Aleluya.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s